Equipo de pisos de Acogida

Los Pisos de Acogida, tanto el Piso de Emergencia y el Piso de Larga Estancia, requieren en la realización de nuestro movimiento social, un equipo interdisciplinar, que propicie espacios y lugares de atención y cuidado de las mujeres que desean abandonar la prostitución, que la han ejercido y no quieren volver o que están en riesgo de elegir esta opción como alternativa a una situación de exclusión, y que, en un momento crítico y de urgencia, el equipo educativo de los Pisos de Acogida, se ofrecen como relación de sostenimiento y acompañamiento.

El Equipo de Pisos de Acogida, permanencen en el lugar para crear espacios de serenidad, de descanso, de afronte de los miedos y angustias, ansiedades y estrés que pueden estar trayendo las mujeres y posibilitan espacios de recreación de futuro.
El equipo de Piso de Emergencia permanece entregado las 24 horas del día, cubriendo las necesidades básicas, además de acompañamiento intenso y necesario dirigido a una integración personal, social y laboral. Vemos importante los momentos iniciales de acogida, donde se decide y se valora la intervención a realizar, las entrevistas personales que fundamentan la futura relación de ayuda que establece.
Por tanto, las relaciones vinculantes positivas y posibilitadoras son base para el éxito del proceso personal. Todo esto se realiza en el tiempo,  a través de procesos largos, sosteniendo capacidades y decisiones.
El equipo del Piso de Emergencia está formado por seis personas, entregadas al programa desde una vocación de confianza y de generosidad, creando estructuras posibilitadoras reales.
  • El Piso de Emergencia es un espacio de atención y cuidado para mujeres que desean abandonar la prostitución, que la han ejercido y no quieren volver o que están en riesgo de elegir esta opción como alternativa a una situación de exclusión, y que, en un momento crítico y de urgencia, requieren un lugar para vivir, un sostenimiento y un acompañamiento.
  • El Piso de Larga Estancia está destinado a mujeres o familias que están en el Programa “Agar”, que se esté interviniendo con ellas, se encuentran en un momento donde han alcanzado un nivel de autonomía personal y necesitan un espacio para vivir y poder seguir acompañándolas en todo su proceso personal.